La Doctrina de Dios: El Nombre ROCA

Recordemos que todos los nombres de Dios revelan su naturaleza, su carácter y su personalidad, con el propósito de que los hombres le conozcamos por su nombre, para acercarnos y tener una relación personal con él. Ahora bien, en este campo de los nombres de Dios, Las Escrituras nos presentan una categoría de nombres llamada: “nombres metafóricos de Dios” estos nombres son aquellos que relacionan a Dios con algo del mundo creado para que tengamos una idea clara, una mejor comprensión de quien es Dios.
Algunos ejemplos de estos nombres metafóricos son:
“Refugio” para mostrar a Dios como el que cuida y protege a su pueblo.
El nombre: “Guerrero” para exhibir el poder que Dios tiene para defender a su pueblo.

Is. 42:13 “Jehová saldrá como guerrero, como hombre de guerra, gritará, voceará y se lanzará al combate y triunfará sobre sus enemigos” (NVI)

Dentro de todos estos nombres metafóricos, estudiaremos hoy el nombre de: Roca. La Biblia revela a Dios como Roca.

Sal. 62:7 “…En Dios está mi roca fuerte y mi refugio”

2 Sam. 22:32 “Porque ¿quién es Dios, sino sólo Jehová? ¿Y qué roca hay fuera de nuestro Dios?

El concepto general de Roca: Es una piedra grande muy dura y sólida. Con este concepto, podemos tener una idea para comprender porque a Dios se le llama Roca. Ahora bien, cuando la biblia llama a Dios Roca, comunica 3 grandes verdades de él.

1.- Dios es la fuente de Fuerza y Fortaleza.
Sal. 31:2 “Inclina a mí tu oído, líbrame pronto; Sé tú mi Roca fuerte y fortaleza para salvarme”

Sal. 71:3 “…porque tu eres mi Roca y mi fortaleza”

En estos versos afirman que el nombre metafórico de Dios: “Roca” está conectado con fuerza, fortaleza y salvación. veamos estas tres operaciones

1.1 Como la Roca, Dios se manifiesta como el que da la fuerza para enfrentar las adversidades de la vida.

Sal. 18:39 “Pues me ceñiste de fuerzas para la pelea…” Ceñir es, rodear y apretar, Dios le dio fuerzas para pelear contra sus enemigos y el salmista dice: Cayeron debajo de mis pies, fueron vencidos

1.2 Como la Roca, Dios se manifiesta como el que da la fortaleza interior para sobreponerse ante los momentos críticos de la vida y la capacidad para adaptarse para volver a la normalidad.

Sal. 37:39 “Pero la salvación de los justos es Jehová, y él es su fortaleza en el tiempo de la angustia”

Solo de él viene la fortaleza para enfrentar la angustia y superarla.

1.3 Como la Roca, Dios se manifiesta como el que da la salvación, la salida del peligro, del mal, concediendo la victoria sobre la adversidad.

En el Salmo 144:1–2 “Bendito sea Jehová, mi roca, quien adiestra mis manos para la batalla, y mis dedos para la guerra; Misericordia mía y mi castillo, Fortaleza mía y mi libertador, Escudo mío, en quien he confiado; el que sujeta a mi pueblo debajo de mí”.

El salmista manifiesta que Jehová es su Roca, por lo tanto, tiene quien lo adiestra para la batalla y enfrentar la guerra, a la vez, reconoce al Dios que tiene misericordia de él y lo protege, es su castillo (un fuerte seguro) es su fortaleza y quien lo liberta, lo salva, es su escudo protector; en él confía y es el que le da la victoria. Estas tres operaciones divinas, la fuerza, la fortaleza y la salvación vienen de Dios como Roca.

2.- Dios es la fuente de la Estabilidad y la Seguridad.

David conoció a Dios como Roca.

Sal. 61:2-3 “Desde el cabo de la tierra clamaré a ti, cuando mi corazón desmayare. Llévame a la roca que es más alta que yo, porque tú has sido mi refugio y torre fuerte delante del enemigo”

Sal. 62:6 “Él es solamente mi roca y mi salvación. Es mi refugio, no resbalaré”


David fue un hombre de guerra que vivió entre peligros, vivió momentos difíciles en su vida, pero él sabía donde ir en los momentos de inestabilidad en su alma, cuando se sentía inseguro, en los momentos cuando todo se mueve y no hay terreno seguro para nuestro corazón, él se refugiaba buscando a Dios que es la Roca, porque allí está la estabilidad y la seguridad que todo corazón necesita, todo aquel que se acerca y se refugia en esta Roca estará estable y seguro.

Dios es la única fuente de estabilidad y seguridad para nuestra alma en todo tiempo.

Sal. 71:3 “Sé para mi una roca de refugio, adonde yo recurra continuamente…”

Ejemplo de estabilidad y seguridad.

Mt. 7:24-25 “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca”

El N.T. nos presenta a Cristo como la roca, 1 Cor. 10:4 “…porque bebían de la Roca espiritual que los seguía, y la Roca era Cristo”

Entonces, el obedecer sus enseñanzas nos da la estabilidad y la seguridad, ante los peligros que vendrán contra nosotros.

Afirmemos nuestra vida en la Roca, buscando a Dios y obedeciendo sus leyes.

3.- Dios es inconmovible.
La inamovilidad de una roca es una metáfora natural que aplica a Dios como el refugio solido, firme e inmutable, esto lo convierte en el lugar ideal para buscar protección. Dios es inconmovible, él es la Roca sólida y firme, nunca se moverá, siempre permanecerá. Dios ha sido Roca, es Roca y seguirá siendo Roca en todo tiempo y para siempre.

Esta verdad está conectada directamente con la fidelidad y de la inmutabilidad de Dios. Dios es siempre fiel, firme, nada lo mueve de su pacto con su pueblo, nunca marcha hacia atrás. Dios es inmutable, ninguna situación lo sorprende o lo hará cambiar, sus perfecciones son eternas, son para siempre, él siempre será el mismo Dios.

Esta es la consistencia de nuestra Roca, firme, sólida, nada lo mueve, nada lo hace cambiar, es inconmovible. Este es para nosotros una garantía total que podemos contar con él, que podemos confiar en él siempre, en todo momento y en toda situación, no fallará.

Deut. 32:4 “Él es la Roca, cuya obra es perfecta. Porque todos sus caminos son rectitud; Dios de verdad, y sin ninguna iniquidad en él; Es Justo y Recto”

Aplicación:
El tener a Jehová como nuestra Roca, marca la gran diferencia en nuestra forma de vivir.

Deut. 32:31 “Porque la roca de ellos no es como nuestra Roca”

Sal. 20:7-8 “Estos confían en carros y aquellos en caballos; más nosotros del nombre de Jehová nuestro Dios tendremos memoria. Ellos flaquean y caen, más nosotros nos levantamos y estamos en pie”

Conclusión: Los efectos de tener esta Roca con nosotros:

*No debemos tener miedo.

Sal. 27:1 “Jehová es mi luz y mi salvación ¿de quien temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida ¿de quien he de atemorizarme?” (atemorizar es asustarse, alarmarse) no caigamos en esto, Jehová es nuestra Roca quien nos protege y nos da seguridad.

Is. 12:2 “He aquí Dios es salvación mía; me aseguraré y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es Jehová, quien ha sido salvación para mi”

*Confiar en él y darle alabanza.

Sal. 28:7 “Jehová es mi fortaleza y mi escudo; En él confió mi corazón y fui ayudado, por lo que se gozó mi corazón y con mi cántico le alabaré”

Sal. 18:46 “Viva Jehová, y bendita sea mi Roca, y enaltecido sea el Dios de mi salvación”

En medio de todo lo que se está moviendo hoy en día: Que no se opaque, ni se pierda nuestra alabanza a Dios, Él es nuestra Roca que nos da fuerza, fortaleza, salvación, estabilidad, seguridad y solidez siempre; escondámonos y confiemos en él.

El cántico de Ana. 1 Sam. 2:2 “No hay santo como Jehová; porque no hay ninguno fuera de ti, y no hay refugio como el Dios nuestro”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: