Después de varios años en la carrera cristiana, alcanzado por la gracia y misericordia de Dios para salvación sin tener ningún mérito para obtenerla, me encuentro hoy agradecido con Dios tomando un tiempo para considerar a los corredores de esta carrera a través del tiempo. Comenzando desde los primeros cristianos cuyos testimonios leemos en el libro de los Hechos y en las cartas del Nuevo Testamento me extiendo hasta los cristianos de hoy. De tal manera que no puedo evitar encontrar grandes diferencias entre ambos grupos de creyentes. Entonces me pregunto: ¿Qué está pasando con los corredores cristianos de hoy en día? …me temo que algo está pasando con el cristianismo hoy.
Antes que nada, debo hacer una distinción necesaria: Es importante mencionar que en el Primer Siglo se presentaron eventos únicos en la historia de la Iglesia Cristiana. Estos eventos se llevaron a cabo necesariamente para confirmar, y eventualmente, terminar de establecer la doctrina cristiana, marcando este tiempo como un período especial y único en la historia del cristianismo, a tal grado que ningún otro tiempo de la historia se le podrá comparar. Quedando así como obvio que existirán grandes diferencias con los tiempos de hoy. Sin embargo, estas grandes diferencias históricas que existen no establecen mi punto de comparación con los tiempos en que vivimos hoy.
En lo que puntualmente quiero centrar mi atención es, en la realidad acerca de los efectos espirituales del Evangelio Original, en los que lo recibieron en el Primer Siglo y en lo que está sucediendo con los cristianos del siglo XXI, todo esto sobre la base de las evidencias bíblicas que nos testifican del poder transformador del Evangelio.
Es importante afirmar que nosotros, ahora, en esta era que nos ha tocado vivir, sí debemos estar experimentando los mismos resultados que experimentaron nuestros hermanos del Siglo Primero, ¿Por qué? Porque las evidencias del cristianismo en aquellos que verdaderamente han nacido de nuevo serán siempre las mismas en cualquier tiempo, en cualquier lugar y en cualquier cultura o sociedad. El Evangelio ha sido, es y será la única fórmula que funciona para levantar al ser humano de su estado de muerte espiritual, otorgarle la nueva vida por gracia, ponerlo en el camino de la transformación por la obediencia a la verdad, guardarlo y sostenerlo durante todo el viaje por esta tierra y al final del camino, llevarlo al cielo.
Es en este punto principal donde está la razón de mi afirmación que algo está pasando con el cristianismo hoy. Digo esto porque en su gran mayoría lo que se ve como cristianismo hoy en día no tiene las marcas del cristianismo original que encontramos en las Sagradas Escrituras.
Las evidencias en aquellos que lo profesan hoy en día distan en gran proporción al testimonio escrito de los primeros cristianos. Esto es alarmante y en gran manera preocupante porque ha llevado al cristianismo a una crisis de identidad donde el significado original de la palabra ‘cristiano’ (y lo que ésta representa) se ha estado diluyendo de manera asombrosa con el paso del tiempo, hasta que hemos llegado al punto en que ahora el término se ha vuelto tan común que cualquiera se puede llamar cristiano. Aún grupos que antes lo rechazaban ahora lo aceptan y lo han adoptado para sí como propio, aunque las evidencias que presentan se alejan abismalmente de su autenticidad.
Un ejemplo de esto es el grupo que conocemos como Los Testigos de Jehová. Este grupo, fundamentalmente no pertenece a la Iglesia de Cristo tanto por sus diferencias de fe y doctrina, como de práctica.  Sin embargo, ahora Los Testigos de Jehová ya se llaman a sí mismos cristianos.
Permítame contarle la sorpresa que me llevé unos años atrás, estando en el Noroeste de España. Caminando por las calles de un pueblo llamado Boiro encontré un Salón del Reino (nombre que le dan a sus templos los Testigos de Jehová) donde se podía leer el siguiente rótulo afuera del edificio: “Salón del Reino de los Testigos Cristianos de Jehová” (Ver foto)

Mi primera expresión fue: ¡¡¿Qué?!! Y ahora… ¿Ya se llaman cristianos? ¡¡No puede ser!! Pero tuve que aceptar que era real lo que miraban mis ojos en ese momento. Ahora el término está tan devaluado y se ha vuelto tan intrascendente que ya no representa ninguna distinción u honorabilidad. Sencillamente ya no vale nada llamarse cristiano.
¿Se da cuenta? Esta es una muestra de cómo el término cristianose ha popularizado y ha decaído poco a poco, alejándose del concepto original bíblico, histórico, contenido en las Sagradas Escrituras. Esto no es más que una crisis espiritual que está afectando al cristianismo en el mundo, ocasionando graves y destructores efectos en asuntos espirituales, tales como:
  • Variedad de Caminos. Esta crisis ha llevado a que más personas se confundan y caigan en el error de aceptar como verdaderas a ciertas rutas religiosas que no tienen su fundamento en las Sagradas Escrituras, sino que son una mezcla de filosofías humanas y doctrina de demonios. Hoy es muy común oír: “todos los caminos van al mismo Dios”. Y de esta manera, se conforman con su creencia, dando por hecho que caminan en el camino de salvación. ¡Qué grave error! La Biblia dice en Proverbios 14:12 “Hay camino que al hombre le parece derecho, pero su final es muerte”. La Palabra de Dios es clara y directa en afirmar que hay un solo camino de salvación el cual es: Jesucristo. Jn 14:6; 1 Tim 2:5-6.
  • Cristianismo Superficial. Esta crisis está llevando a muchos a adoptar un cristianismo de manera superficial, creyendo que son cristianos porque asisten a una iglesia (cualquiera que esta sea) o porque les “gusta el Evangelio” ya se pueden llamar cristianos. Algunos otros por ahí, creen que porque un día “levantaron la mano” ya son cristianos, aunque ya no sigan en el camino del Señor a causa de su mal vivir. Y algunos otros por allá, creen que “por haber nacido en un hogar de padres cristianos, son cristianos automáticamente.”  Y así la cantidad de argumentos se incrementa, presentando al cristianismo como algo muy común, algo de todos, algo de imagen, pero no de realidad, que se adapta a las conveniencias personales, ya que “se puede vivir como quieras y no dejas de ser cristiano.”
  • Malos Testimonios. Esta crisis ha llevado también al aumento de la cantidad de malos testimonios, porque cuántos, llamándose a sí mismos cristianos viven de una manera contraria al orden de vida que la Palabra de Dios enseña. Su conducta no es conforme a la santidad y a la verdad del nuevo hombre, creado por Dios (Ef 4:24). No hay buenos frutos, sino una conducta mundana que mancha la honorabilidad del nombre del Señor y opaca la efectividad del cristianismo, poniéndolo como una fe o creencia de mala calidad, haciendo que los corazones de muchos se cierren y no quieran saber nada del verdadero cristianismo.
Esto es preocupante, esta crisis de identidad ha dado como resultado un “pseudo cristianismo” desplegado en varias ramificaciones, moviéndose rápidamente y siendo preferido y aceptado más que el cristianismo bíblico-histórico, el original.

No podemos estar de brazos cruzados solamente viendo como nuestra fe es pisoteada mientras se juega con lo sagrado. Debemos ir a las Sagradas Escrituras para tomar de ellas el modelo del verdadero cristianismo con sus ejemplos para vivirlo y predicarlo.
En el principio de la era cristiana la gente sabía lo que era el cristianismo porque no se ocultó ninguno de sus elementos, de tal manera que cuando abrazaron con todo su corazón la fe en Cristo ya sabían lo que tenían y lo que les esperaba… un camino a la gloria eterna, pero también un camino de oposición, donde las amenazas y persecuciones para los cristianos eran tantas que se les volvieron comunes. Por un lado, las autoridades romanas, ejerciendo su dominio sobre la región, les atacaban y perseguían, y, por otro lado, sufrían del ataque de sus mismos compatriotas judíos que les llamaban traidores.
¡Ser cristiano en aquel tiempo era ser cristiano de verdad!
Ellos sabían bien que la decisión de seguir a Jesucristo les costaría hasta la vida misma.
Sin embargo, la tomaron. Recibieron el Evangelio. Abrazaron el cristianismo con todo su corazón y enfrentaron todas las oposiciones con valor espiritual y con una perseverancia que sigue siendo una marca distintiva del verdadero cristianismo hasta el día de hoy.
Ellos dejaron como legado a las futuras generaciones el testimonio de lo que es ser un verdadero cristiano. Dejaron plasmados los frutos de esta fe, las evidencias que no se pueden negar, porque salen a la luz naturalmente por efecto de la nueva vida.  Evidencias que tampoco se pueden fabricar, porque no tarda en manifestarse cuando son falsas al ser confrontadas por el impacto de la verdad de Dios.
Necesitamos levantarnos y presentar El Evangelio Bíblico-históricosegún está escrito en la Palabra de Dios. El evangelio único, con elementos bien característicos, para que los que lo escuchen, conozcan con claridad de qué se trata y lo piensen bien, para que de esta manera pongamos manos a la obra, contrarrestando la actual crisis de identidad.
¡Es el momento de presentar el mensaje del Evangelio tal y como está escrito!
Es el momento de presentar el cristianismo como la fe que es según la Palabra de Dios, el Evangelio original que es poder de Dios para salvar y transformar a todos los que lo reciben por la fe y se someten a él. Demos a conocer todas sus gracias y ricas bendiciones. Pero también demos a conocer todas sus demandas. No le quitemos ninguno de sus elementos divinamente establecidos, ni le agreguemos adornos producto del intelecto o de los sentimientos humanos.
No lo adulteremos. Presentemos la verdad tal y como ya ha sido revelada en las Escrituras.
¡Presentemos el cristianismo con toda su calidad y gloria!

Paolo Uggetti
Octubre 11, 2017

var refTagger = { settings: { bibleVersion: “RVR60” } }; (function(d, t) { var g = d.createElement(t), s = d.getElementsByTagName(t)[0]; g.src = “//api.reftagger.com/v2/RefTagger.es.js”; s.parentNode.insertBefore(g, s); }(document, “script”));

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s